?

Log in

Previous Entry | Next Entry

 

¿Cuándo acabará de una vez esta sociedad degenerada de tantos excesos, excesos de mente, de cuerpo y de alma?

Entonces habrá sin duda alegría en la tierra, cuando ese vampiro mentiroso e hipócrita al que se llama civilización llegue a su fin; se abandonará el manto real, el cetro, los diamantes, el palacio que se derrumba, la ciudad que se cae, para ir a reunirse con la yegua y la loba.

Después de pasarse la vida en los palacios y gastar los pies sobre las baldosas de las grandes ciudades, el hombre irá a morir a los bosques.

 La tierra está seca por los incendios que la han quemado, y llena del polvo de los combates; el soplo de desolación que ha pasado por encima de los hombres habrá pasado por encima ella, y ya no dará más que los frutos amargos y rosas de espinas, como las plantas azotadas por los vientos que mueren antes de florecer.

Pues todo tendrá que terminar y la tierra tendrá que gastarse a fuerza de ser pisoteada; pues la inmensidad debe estar ya harta de ese grano de polvo que hace tanto ruido y altera la majestad de la nada. El oro acabará agotándose a fuerza de pasar por muchas mano y corromper; estos efluvios de sangre tendrás que apagarse, el palacio se desmoronará bajo el peso de las riquezas que contiene, la orgía terminará y nos despertaremos.

Entonces habrá una carcajada inmensa de desesperación, cuando los hombres vean ese vacío, cuando haya que abandonar la vida por la muerte, por la muerte que come, que siempre tiene hambre. Y todo crujirá para luego derrumbarse en el vacío, y el hombre virtuoso maldecirá de su virtud y el vicio romperá en aplausos.

Algunos hombres aún errantes por una tierra árida se llamarán unos a otros; irán los unos hacia los otros, y retrocederán espantados, asustados de sí mismos, y morirán. ¿Qué será del hombre entonces, siendo, como es, más feroz que las demás fieras, y más vil que los reptiles? ¡Adiós para siempre, carros resplandecientes, marchas militares y  renombres; adiós al mundo, a estos palacios, a estos mausoleos, a los placeres del crimen y a los gozos de la corrupción! La piedra caerá de repente, aplastada por ella misma, y encima crecerá la hierba. Y los palacios, los templos, las pirámides, las columnas, mausoleo del rey, ataúd del pobre, carroña del perro, todo eso estará a la misma altura, bajo el césped de la tierra.

Entonces el mar sin diques azotará las orillas en reposo y bañará sus aguas sobre la ceniza aún humeante de las ciudades; loas árboles crecerán, reverdecerán, sin una mano que los rompa y los parta; los ríos correrán por las praderas salpicadas de flores, la naturaleza será libre, sin el hombre para restringirla, y esa raza quedará apagada, pues estaba maldita desde su niñez.

G.Flaubert, Memorias de un loco.

Profile

haciendo_pompas
haciendo_pompas

Latest Month

May 2010
S M T W T F S
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     
Powered by LiveJournal.com
Designed by Teresa Jones